Ultima Hora

25 febrero 2019

El contrato leonino del ente ucraniano pone contra las cuerdas a MARUV en su intento de representar a este país en Tel Aviv


El sábado conociamos que MARUV con la canción Siren Song sería la representante ucraniana en Tel Aviv. Una vez elegida, tras en una gala cargada de ataques políticos hacia la artista, varias voces se alzaron en contra de su elección, entre ellas la del VicePrimer Ministro del país, descontento con que el nombre que los fuera a representar en el próximo festival hubiese actuado en varios conciertos por Rusia, con el que Ucrania mantiene a nivel político un litigio por varias zonas del país, entre ellas la Peninsula de Crimea, anexionada por el primero.



La decisión se encontraba, pues, en manos del ente nacional NTU que debia presentar un contrato a la cantante para que fuera aceptado en un plazo de 24/48 horas. Un contrato del que ahora conocemos sus condiciones y que sólo beneficia a la parte contratante.

La propia MARUV tras desvelarse estas condiciones las ha puesto en conocimiento a sus aficionados y seguidores por medio de un post en su perfil social de la red facebook, pidiendo justicia por un trato que a todas luces es injusto.

Según la primera de estas condiciones, conocida ayer, la ganadora de Vidbir deberá renunciar a sus conciertos en Rusia, algo que, como ella aclara en el post, está dispuesta a aceptar así como que no ha violado ninguna ley de Ucrania entre las que se encuentra la visita a Crimea desde 2014, así como asumir los gastos de su participación en Tel Aviv, otra de las condiciones a cumplir.

Sin embargo los puntos mas graves vienen a continuación, puntos por los que no esta de acuerdo. Estos puntos incluyen que deberá de cumplir todo lo que le pida la NTU, así como no ponerse en contacto con periodistas sin consentimiento de esta cadena, vulnerando su libertad de expresión y derechos humanos, así como no poder improvisar nada sobre el escenario de nuevo sin permiso de la cadena.

Además MARUV deberá de transferir los derechos de autor de Siren Song a NTU unos derechos en estos momentos en manos de Warner Music, los cuales se conocian antes de iniciar la final ucraniana.

Cualquier infracción de este reglamento derivaria en una multa e indemnización que se elevaría a 2 millones de hryvnias (casi 65.000 euros), lo cual como ella misma afirma en el comunicado se podría producir por cualquier situación absurda:

"En teoría podría ser acosada por el viceprimer ministro en una fiesta, y en caso de rechazo, seré descalificada y me veré obligada a pagar una multa de 2 millones otra vez, ¿además de compensar a la NTCU por daños y perjuicios!"

Por su parte ella no recibe practicamente nada, ni apoyo financiero o asistencia al viaje o promoción internacional llegando incluso a tener que tramitar ella misma su visado. Lo unico que recibe por parte de NTU es el consejo sobre el reglamento del concurso y su permiso para que la acompañen 10 personas de su elección, y la palabra por escrito de que el ente cumple con estas reglas.

Es por todo que MARUV ha pedido ayuda a traves de las redes sociales, a aficionados a medios y periodistas independentes como medida de presión para que la cadena rectifique antes de que se cumpla el plazo que tiene para firmar este restrictivo contrato, hoy al mediodia.

"Soy ucraniana, amo a mi país y me enorgullece presentar Ucrania a Tel Aviv en el festival de Eurovisión 2019 a pesar de que recibí propuestas de tres países diferentes en el transcurso de un día para representarlos. Pero mi respuesta es categórica: ¡por supuesto yo represento a Ucrania !", declara categórica en el comunicado.



Fuente: facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario