Ultima Hora

17 septiembre 2018

Según medios israelitas solo 4.000 localidades se pondrían en venta para cada gala de Eurovision 2019



La semana pasada conocíamos que Tel Aviv sería la ciudad que organizaría el próximo Festival de Eurovisión. Teniendo como sede el Centro Internacional de Convenciones (Expo Tel Aviv) de esta ciudad, con sus 10.000 localidades de aforo es unos de los pequeños desde que el evento musical se celebra en recintos de este tipo.

Por desgracia esta no será la capacidad final disponible en venta, ya que como afirma el tabloide Israel Hayom sólo se pondrán a la venta 4.000 plazas para poder asistir en directo a las galas de semifinales y la gran final, con una fuerte demanda si nos atendemos a las ediciones anteriores. Sin ir mas lejos las entradas para el Festival de Eurovisión 2018 en el Altice Arena, con un aforo próximo a las 20.000 localidades, se vendieron en su totalidad meses antes de que este tuviese lugar.

Dos motivos estarían detrás de este problema: por un lado 2.000 plazas se perderían en ubicar todo lo referente al equipamiento técnico o producción, como cámaras, y por otro lado otras 3.000 cedidas a delegaciones, miembros de la UER o diferentes grupos o patrocinadores relacionados con la organización.

Uno de los principales grupos afectados sería la asociación de eurofans, OGAE Internacional, habiendo especulaciones de que debido a estas condiciones el número de fan packets disponibles se podría reducir considerablemente con respecto a los de este año, o incluso no ponerse en venta.

Lo limitado del espacio no sólo implicaría la reducción de aforo. La Green Room, lugar de espera de delegaciones tras su actuación y que en los últimos años se situaba dentro del propio recinto, pasará a situarse fuera, en concreto en la sala anexa del Pavillon 1.

Sería además gracias a la Green Room como se podría solucionar el problema de aforo. Como reporta el medio Ynet hay opciones que la organización  venda un número de entradas, comprendidas entre las 2.000 y 3.000, para ver las galas del certamen musical desde esta sala en pantallas grandes, y disfrutar de un experiencia única junto a los artistas participantes en el festival.

Un sistema con algunas similitudes fue el empleado en Estocolmo 2016, cuando la SVT decidió organizar el evento Eurovision: The Party en el Tele 2 Arena. Este evento permitió a gente sin asiento para la final poder seguirla en pantalla gigante a corta distancia del Globen Arena, tras una fiesta previa con la asistencia de anteriores participantes suecos en el festival y en el Melodifestivalen.

Aún así la información suministrada por estos medios, así como el número de plazas definitivas, todavía no ha sido confirmada de manera oficial por la propia UER o KAN.

Fuente: Israel Hayom, YNet, Wiwiblogs

No hay comentarios:

Publicar un comentario