Ultima Hora

22 agosto 2014

Las discográficas en pie de guerra con la UER

El acuerdo llevado a cabo entre el Organismo Europeo de Radiodifusión, UER, y la discográfica Universal Music, ha provocado su enfrentamiento con el resto de principales distribuidoras de música, como es el caso de Warner o Sony.

El motivo de estas desavenencias sería en que con este acuerdo Universal obtendría los beneficios económicos derivados de la ventas del disco oficial del Festival de Eurovisión, como hasta ahora, con la diferencia de que las ganancias de los sencillos de cada uno de los participantes en cada edición a nivel internacional serían para Universal. Esto provocaría que el resto de discográficas solo obtendrían los beneficios de los singles dentro del país donde fueron publicados. El intérprete  de cada uno de ellos se vería tambien perjudicado en pérdida de promoción internacional, al no contar con apoyo económico por parte de su discográfica fuera de sus fronteras, al no obtener estas ganancias por la operación.

Jon Ola Sand, Productor Ejecutivo de la UER, se ha defendido diciendo que estos cambios en las condiciones del nuevo contrato, se firmaron el año pasado y que no hubo quejas ni por parte de los entes públicos de los distintos países participantes en el Festival, ni de las discográficas. Además según Jon Ola esto beneficiará a los compradores, puesto que desde la misma plataforma online podrán comprar no solo el disco oficial, sinó tambien los distintos singles participantes. 

La primera compañia musical en presentar sus quejas ha sido la filial Noruega de Sony Music, Sony Norge. Tanto esta como la de su vecina sueca,  plantean llevar a cabo un boicot a sus respectivas finales nacionales. Melodi Grand Prix noruego y Melodifestivalen sueco, puesto que las cadenas de ambos países, temen que este nuevo acuerdo provocará la falta de interés de grandes multinacionales en estas finales. Las delegaciones nórdicas de Sony podrían no ser las unicas, puesto que su sede central plantea llevar esta medida a toda Europa. Tambien la noruega DaWorks, representante de Ovi (Rumania 2010 y 2014) y Warner Music, representante de Sanna Nielsen (Suecia 2014), estarían planteandose unirse a esta protesta, puesto que un 80% de ganancias en sus últimos trabajos han ido a parar a Universal, tras este acuerdo.

Finlandia y Rumanía serían otros dos países que han presentado una queja por esta abusiva claúsula.

Fuente: olevision, eurovision-spain

No hay comentarios:

Publicar un comentario